MunicipiosVillahermosa

La exuberante flora y fauna de Tabasco: Un paraíso natural en el corazón de México

Tabasco, un estado ubicado en el sureste de México, se distingue por su exuberante riqueza natural, hogar de una gran diversidad de flora y fauna que lo convierten en un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza.

Un tapiz vegetal de gran variedad:

Más del 60% del territorio tabasqueño está cubierto por una variedad de ecosistemas, desde la imponente selva tropical hasta pantanos y manglares. La selva húmeda alberga una gran cantidad de árboles maderables como la caoba, el cedro y el macayo, así como palmas reales, corozo, jobo, macuilís, ceiba y laurel de la India. En la región central del estado predominan la palma redonda, el guano largo, el jahuacte, la caña de azúcar, anonas, guanábanas, bambú, el árbol de papel lija, el cocoyol, la palma tasiste y la palma brahea dulcís, chakté y nance.

Un crisol de especies animales:

La fauna de Tabasco es igualmente diversa, con una gran variedad de mamíferos, aves, reptiles y anfibios. En la selva húmeda podemos encontrar tlacuaches, murciélagos, jaguarundíes, zorrillos, hurones, martuchas, tortugas, lagartijas, escorpiones, ranas y salamandras. Los ambientes acuáticos albergan nutrias, loros, cigüeñas americanas, cocodrilos, iguanas, sapos y el pejelagarto, un pez endémico de la región. Desafortunadamente, algunas especies como el manatí, el mono aullador, el mono araña, el puerco espín, el ocelote, el oso hormiguero y el tapir se encuentran en peligro de extinción.

Un legado natural invaluable:

La riqueza natural de Tabasco representa un legado invaluable para el estado y para México en general. La conservación de estos ecosistemas y la protección de su flora y fauna son tareas fundamentales para garantizar el equilibrio ambiental y el bienestar de las generaciones presentes y futuras.

Un destino ecoturístico de primer nivel:

La belleza natural de Tabasco lo convierte en un destino ecoturístico de primer nivel. Los visitantes pueden disfrutar de actividades como senderismo, observación de aves, recorridos en barco por los ríos y lagunas, y visitas a comunidades indígenas. Además, la gastronomía tabasqueña, con platillos como el pejelagarto en escabeche y el plátano frito, es un deleite para el paladar.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button